Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 18 de mayo de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Mantenimiento de veleros

El mantenimiento de tu barco es algo que no debes dejar pasar. Por supuesto, el momento recomendado para que tu barco vuelva a estar en forma es durante el descanso invernal. En ese momento es cuando la mayoría de los propietarios aprovechan para pintar barco y para realizar las labores de mantenimiento barco necesarias para tenerlo a punto.

 

 

En muchas ocasiones lo más adecuado es poner tu embarcación en manos de profesionales, de ese modo te aseguras no llevarte desagradables sorpresas cuando en primavera quieras darle los últimos retoques para lanzarte al mar. A pesar de ello son muchos los propietarios que optan por tener un contacto más íntimo con sus embarcaciones, y realizar algunas tareas de mantenimiento ellos mismos.

Sea como sea, es importante tener en cuenta cuáles son los principales mantenimientos que requiere una embarcación, y para ello, aquí dispones de una pequeña guía especial para veleros.

Mantenimiento de veleros, puntos esenciales

1- Limpieza y mantenimiento del casco

Una vez al año, independientemente del tipo de almacenamiento de invierno que haya elegido. Ese es obviamente el momento dedicado al mantenimiento de los cascos, víctimas de incrustaciones marinas, así como a un chequeo de salud del casco, el eje, la hélice y todo lo que habitualmente queda por debajo del nivel del agua. Por lo tanto, procederemos a una limpieza cuidadosa del casco con una hidrolimpiadora a presión, para luego pasar a las reparaciones del casco y luego a la eventual remoción del antiguo antiincrustante de matriz dura . Una vez hecho esto, será posible aplicar el nuevo antiincrustante .

 

2- Mantenimiento del mástil de la embarcación

Los marineros, obviamente, no tienen que conformarse con mirar hacia abajo: el elemento clave de los barcos de vela es, de hecho, el mástil, que debe inspeccionarse en todas partes. Sin embargo, cabe destacar que la simple subida a la cabecera no siempre es suficiente. Así es: sabemos muy bien lo mucho que aterroriza a los propietarios la puesta a tierra del mástil, sin embargo, para estar seguro de tener un árbol sano, esta operación se debe hacer al menos cada 3 o 4 años. Los obenques, esparcidores y todos los componentes que corren alrededor del mástil no tienen vida eterna y están desgastados por la fatiga y la corrosión: a veces necesitan ser reacondicionados, otras veces necesitan ser reemplazados.

 

3- Cuerdas y cables

Todas las cuerdas de la embarcación deben ser revisadas periódicamente con cuidado, buscando cualquier signo de desgaste, tanto superficial como profundo. Esta comprobación debe realizarse para todos los cabos náuticos , desde amarras hasta drizas. A veces, el desgaste es ligero y solo requiere el reemplazo del calcetín, mientras que otras veces es más profundo y, por lo tanto, conduce a la sustitución del cordaje. Una vez al año, en cualquier caso, se deben lavar las tapas, para eliminar la sal.

 

4- El mantenimiento de las velas

Durante el almacenamiento invernal, las velas deben retirarse, lavarse, doblarse y colocarse en un lugar seco, dentro de su bolsa. En primavera, cuando se volverán a utilizar, es necesario revisar los garrucci, que deben lubricarse con vaselina en aerosol . También debemos recordar revisar todas las velas de vez en cuando, incluso las menos usadas o completamente en desuso y luego plegadas en una taquilla. En caso de avería, especialmente a nivel de costuras y sanguijuelas, es necesario contar con un velero profesional. Por último, nunca olvides comprobar el estado de los carretes, que suelen mostrar signos de ataques por sal y humedad.

 

5- Una mirada general al equipo de cubierta

Tensores, bloques, juntas, rieles, topes, pasacables: todos estos dispositivos deben ser controlados sistemáticamente de vez en cuando. De hecho, es fácil olvidarse de ellos, pero todos estos accesorios están amenazados por los agentes atmosféricos y la salinidad, lo que hace que sean menos efectivos y, en algunos casos, se rompan por completo. Por tanto, se hace imprescindible lubricarlos y engrasarlos periódicamente, utilizando productos específicos para el mundo náutico, como la grasa blanca de litio, que lubrica y protege contra la corrosión. En definitiva, ni siquiera los herrajes náuticos de cubierta deben dejarse solos: engrasar y lubricar con aerosoles específicos y grasa blanca de litio son operaciones que nunca deben olvidarse, inmediatamente después de la minuciosa limpieza de cada accesorio.

 

6- El reacondicionamiento de los cabrestantes

Los cabrestantes deben revisarse de vez en cuando y, con una frecuencia variable, cada cuatro o cinco años, deben desmontarse para proceder con un engrasado cuidadoso. La grasa blanca de litio también es perfecta en este caso, pero ten cuidado de no exagerar: la grasa es fundamental, pero no debe ser demasiado. Esta operación es necesaria debido a la típica aglomeración de la sal y los igualmente típicos depósitos de sal, que ralentizan los cabrestantes. Luego procederemos al desmontaje, lavando en una palangana con un poco de diésel - utilizando un cepillo si es necesario para quitar la grasa vieja - secando y aplicando una capa de grasa blanca de litio - ¡todo sin ensuciar el puente!

 

7- Control del molinete y anclas

Nadie quiere estar en la carretera con un molinete defectuoso. Mucho mejor, por tanto, comprobar el correcto funcionamiento de este cabrestante, comprobando en particular el bloqueo de seguridad, así como el funcionamiento eficaz de cualquier mando a distancia (o pulsadores de pie). 

 

8- La teca

Es imposible pensar en el mantenimiento del velero sin pensar en ninguna superficie de teca, entre los elementos náuticos que más que otros requieren un cuidado especial. El mantenimiento y limpieza de la teca debe hacerse con cuidado y con los detergentes adecuados, recordando siempre frotar siguiendo la veta de la madera con esponjas o cepillos suaves. Al final de la operación siempre se recomienda utilizar un producto blanqueador para devolver las cubiertas de teca a su color original.

 

9- El motor del velero

El mantenimiento del motor no se realiza sintiendo: de hecho, el contador de horas se encarga de los plazos. Cada cien horas de trabajo siempre se recomienda cambiar los filtros y el aceite. En el caso de que el barco se utilice con poca frecuencia, no se consultará el contador de horas, sino que se contará con un servicio anual. Además de cambiar los filtros de aceite y aceite y combustible, el lubricante de la caja de cambios también deberá cambiarse aproximadamente cada dos años. Esto, por supuesto, es solo el mantenimiento mínimo del motor de la embarcación, al que se deben agregar controles puntuales de las juntas, alternador, transmisión, etc.

 

10- El timón

El timón, aunque es tan importante, no requiere un mantenimiento particular: los modelos de timón solo necesitan ser revisados ​​rápidamente para asegurarse de que todo esté arreglado. Cualquier modelo de rueda, por otro lado, requiere que verifique si hay discrepancias en el juego o el movimiento.

 

11- Comprobación del sistema eléctrico de la embarcación

Ciertamente, no todo el mundo tiene las habilidades suficientes para comprobar con certeza el sistema eléctrico de su velero. No obstante, incluso sin sustituir a un experto, podemos comprobar de vez en cuando el cuadro eléctrico de nuestra embarcación: por un lado, esta comprobación periódica nos ayudará a familiarizarnos con el sistema eléctrico, siempre útil en caso de emergencia, y por el otro. otro, lo necesitaremos para identificar a tiempo cualquier oxidación de los contactos. Las baterías también deben revisarse, especialmente antes de un largo período de inactividad. En este momento las baterías deben estar completamente cargadas y, después de desconectarlas, deben limpiarse, cepillando cualquier depósito y aplicando sustancia hidrofóbica en los terminales, como grasa de litio blanca.

 

12- Comprobación del sistema hidráulico

Incluso la fontanería del velero merece nuestra atención: un correcto mantenimiento, de hecho, puede evitar molestas averías, que podrían arruinar travesías o vacaciones enteras. Por lo tanto, es aconsejable revisar las tuberías, abrazaderas de manguera , válvulas, juntas y varios tanques de vez en cuando, verificando si hay fugas. Un control más cuidadoso merece entonces el inodoro marino, y especialmente su tubería de desagüe: para eliminar los malos olores es una buena práctica limpiar con agua y lejía.

 

13- La sentina

Seguramente de vez en cuando se debe echar un vistazo a la sentina, sobre todo para identificar la presencia de agua. El sueño de todos los propietarios sería tener una sentina perfectamente seca, como mucho con un poco de polvo, pero no siempre es así: muy a menudo, de hecho, hay que lidiar con sentinas que llevan un tiempo habitadas. De agua. Lo importante, en estos casos, es entender de dónde viene esa infiltración y luego comprobar si es agua dulce o salada . En el primer caso, tendrá que lidiar con una pequeña fuga en el sistema de plomería, quizás causada por alguna abrazadera para apretar; en el caso del agua salada, en cambio, seguro que será recomendable echar un vistazo a todos los gallos de mar, para buscar el enganche.

 

14- Limpieza de guardabarros

Grandes, en verdad, aliados indispensables a la hora de amarrar, los guardabarros deben ser revisados ​​y limpiados de vez en cuando, para que duren mucho tiempo y mantengan su efectividad. Sabemos que limpiar los guardabarros no es fácil: es necesario armarse con un desengrasante náutico fuerte y una esponja suficientemente abrasiva, para eliminar las trazas de lodos y otros restos.

 

15- Comprobación de los ojos de buey

Los ojos de buey a menudo se olvidan. Sin embargo, estos deben ser reconocidos entre las principales vías de acceso al agua , por lo que es bueno vigilarlos en busca de fugas. En primer lugar, es necesario mirar las bisagras y, si es necesario, lubricarlas con grasa de litio blanca; Luego es necesario revisar minuciosamente las juntas, que si se endurecen se pueden restaurar a ser elásticas - y por lo tanto estancas - con vaselina en aerosol.

 

16- La renovación de equipos de seguridad

Las características de seguridad tampoco son eternas. Al contrario: muchos de los accesorios obligatorios están sujetos a fechas de caducidad bastante cortas, y para estar preparados para cualquier eventualidad - y para evitar penalizaciones - es por tanto necesario vigilar todo el equipamiento, marcando los distintos plazos en un calendario. .Cohetes y compañía, sin olvidar la revisión de la balsa salvavidas .

 

17- Comprobación del botiquín de primeros auxilios

Junto con el equipo de seguridad, el botiquín de primeros auxilios y los medicamentos que contiene también deben revisarse periódicamente, para evitar navegar con remedios ineficaces a bordo. También es bueno recordar que el botiquín de primeros auxilios no debe detenerse solo en el equipo obligatorio, integrando también cualquier medicamento de uso común para nosotros y para los pasajeros del barco: ¡nunca debe ser demasiado tacaño o distraído cuando se trata de medicamentos!

 

18- Control de la licitación

Muy útil para ir a los puertos o a la playa al atracar en una rada, el ténder debe revisarse de vez en cuando, para no encontrarse con una embarcación de servicio inutilizable. Procederemos en primer lugar con un buen lavado con un desengrasante fuerte, y luego en el caso con la aplicación de una cera protectora, para no exponer los tubulares al daño de los rayos ultravioleta. Por último, no debemos olvidar la comprobación del kit de reparación para embarcaciones neumáticas , que siempre debe estar a bordo para cualquier reparación rápida del ténder.


 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias