Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 29 de noviembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Historia del fenómeno Okupa

A finales de los años sesenta en países como Inglaterra, Alemania y Holanda empieza a aparecer la ocupación de viviendas y edificios vacíos de manera ilegal, conocida como el movimiento ocupa.

Es a mediados de los setenta cuando este fenómeno Okupa llega a España como un movimiento de ideales contrarios al sistema; cuando grupos contraculturales (primeramente por hippies y punkies después), se establecen de manera más o menos permanente en casas o edificios abandonados que no eran utilizados por sus dueños, la gran mayoría propiedad de los Ayuntamientos.


La probabilidad real de que intrusos puedan ocupar una vivienda de manera ilegal es muy baja, pero no imposible.
Es cierto que una gran mayoría de personas tiene miedo y gran preocupación de marchar un fin de semana a la playa o montaña, o disfrutar de unos días de vacaciones, ya que a la vuelta pueden encontrarse con desconocidos viviendo y durmiendo en la propia casa, con todas las pertenencias.


Es normal que uno sienta gran inquietud, intranquilidad y temor a que ocupen la vivienda de la noche a la mañana cuando uno no está; y lo que todavía es peor, los verdaderos problemas que realmente se tienen para volver a recuperarla.
Poder echar a un ocupa de la vivienda resulta demasiado complicado, el Gobierno ha modificado la norma aprobada en Diciembre que permitía el lanzamiento en todas situaciones en las que hubiese delito para matizar que, los okupas no podrán ser expulsados de la vivienda cuando la entrada en la misma se haya realizado sin violencia o intimidación.
Se entiende por delito de allanamiento de morada recogido en el artículo de 202 del Código Penal, en el caso de que se haya ocupado la vivienda habitual. En esta situación la policía puede intervenir y desalojar la vivienda en la que las primeras 24 – 48 horas va a ser clave.  


Si el tiempo transcurrido es mayor y los ocupas ya han cambiado la cerradura, esa vivienda se convertirá en su morada y el proceso se complica; ya nadie podrá acceder a la casa si no es con una orden judicial. Además si el propietario da de baja a los suministros de luz, agua, gas…, podría verse acusado de delito de coacción.
Si  la ocupación se realiza en una vivienda vacía no se considera allanamiento de morada, puesto que una vivienda deshabitada no se considera morada. En esta situación no se puede recurrir a la vía penal y los propietarios podrán acceder a un juicio civil de desahucio de manera más económica y ágil.


Una vez presentada la demanda se establece un plazo aproximado de 1 mes para poder recuperar la vivienda.
Actualmente la ocupación ilegal de viviendas en nuestro país se ha convertido en un negocio más que rentable para las mafias, de ahí que el número de usurpaciones en España no pare de crecer y la gran mayoría se den en Madrid y Barcelona.
Por todo ello, antes de partir de vacaciones no solo es importante evitar que la casa parezca que está deshabitada o vacía, sino que se recomienda tomar las medidas de seguridad necesarias que protejan plenamente la vivienda.
Se aconseja la instalación de cámaras de seguridad y videovigilancia, alarmas de última tecnología, control de accesos de vehículos y personas, etc., que sirvan tanto para evitar posibles hurtos como para impedir que la morada sea ocupada de manera ilegal.


Además gracias a la instalación de un sistema de alarmas en la vivienda, la policía en cuanto es informada de la intrusión puede actuar de inmediato.
La verdad es que la preocupación que se tiene sobre los ocupas cada vez es mayor, y ya no solo por el incremento de la incidencia sino por la falta de protección que sienten los propietarios de los inmuebles ante unas leyes que parecen estar más a favor de los okupas.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias