Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 29 de noviembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Historia de los platos de ducha

Ya hace un tiempo lo más normal y tradicional era que en todas las viviendas, en lugar de platos de ducha hubiese bañera; pero lo cierto es que con el paso del tiempo los platos de ducha se han ido modernizando brindando múltiples ventajas a los usuarios, por lo que hoy en día en viviendas de nueva construcción, los platos de ducha suelen ser la opción más habitual.

Entre las principales ventajas existentes y a tener en cuenta a la hora de instalar un plato de ducha o una bañera o de efectuar un cambio, cabe destacar:
La colocación de un plato de ducha en lugar de bañera permite un mayor ahorro económico en la factura del agua; ello se debe a que la cantidad de agua que se utiliza al realizar un baño, puede llegar a ser hasta 10 veces menor que si se utiliza la bañera.


El plato de ducha es mucho más seguro que una bañera, sobretodo porque se utilizan materiales antideslizantes para así evitar todo tipo de percances, especialmente las caídas. Hoy en día lo más común es realizar la instalación a ras del suelo lo que resulta muy favorable para las personas mayores o para aquellas que sufran problemas de movilidad, puesto que no se precisa hacer un sobre esfuerzo para entrar o acceder en él.
El plato de ducha ocupa bastante menos espacio que la bañera por lo que se consigue una mayor amplitud en el cuarto de baño.


Es cierto que de vez en cuando darse un baño relajante es muy buena idea, pero está claro que para el día a día la ducha resulta ser mucho más rápida y práctica, permitiendo un importante ahorro en tiempo.
Es mucho más fácil, cómodo y rápido el limpiar un plato de ducha que una bañera, ya que al tratarse de una superficie plana, la limpieza se realiza de una manera más rápida y cómoda.


Al no hacer uso de tanta agua caliente el gasto de energía es menor lo que no solo permite un importante ahorro en la factura de agua, luz o gas a lo largo de todo el año, sino que además resulta ser mucho más favorable para el medio ambiente.
El cambio de una bañera por un plato de ducha si es efectuado por personal profesional y experimentado, es rápido y eficaz. El periodo que uno debe de soportar las obras es mínimo y en muy poco espacio de tiempo  el usuario puede llegar a disfrutar de todas las ventajas que brinda la instalación del plato de ducha.
Los platos de ducha, en cuestión de diseño y funciones, ofrecen muchas más opciones que una bañera. Existe un amplio abanico de platos de ducha para todos los gustos y para todas las necesidades.
La instalación de un plato de ducha más grande o más pequeño, cuadriculado, rectangular o en redondo ya sea de porcelana, piedra natural pizarra o mármol, resina, acrílico, de obra o gresite  en diferentes colores; con mamparas transparentes u opacas; con diferentes grifos para los chorros; con asiento incorporado, etc., permite conseguir un cuarto de aseo totalmente personalizado y adaptado a las necesidades de cada usuario, ganando en tiempo dinero y calidad de vida.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias