Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 29 de noviembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Tipos de cocinas

Existen muchas razones para realizar una reforma integral en la vivienda, ya sea por hacer un cambio en el mobiliario o por darle un aspecto un tanto más moderno y actual. Cabe destacar que las reformas de baños y cocinas es lo más demandado actualmente.

Entre las principales razones por las que reformar la cocina se encuentran:
Ofrecer un nuevo diseño a la cocina
Son muchas las personas que llevan muchos años con el mismo diseño en la cocina, observando día tras día la misma decoración, motivo que influye muchísimo a la hora de realizar un cambio o reforma en la cocina, sobre todo si se trata de un estilo ya un poco anticuado.
Ofrecer a la cocina un aspecto mucho más moderno
Antiguamente las cocinas eran fabricadas con bases de madera, con unos tonos marrones; cocinas bonitas pero que hoy en día recuerdan a una cocina clásica de carácter más tradicional.
También es cierto que este tipo de cocinas requieren mantenimientos un poco más complicados. Por ello hoy en día se realizan cambios de encimeras y armarios,  con materiales mucho más resistentes y duraderos, ofreciendo un toque mucho más moderno y visual, y de fácil limpieza.
Con respecto a las encimeras, éstas al no ser tan porosas son mucho más higiénicas, de forma que la suciedad no llega a incrustarse lo que evita la acumulación y propagación de gérmenes.
Cambio de la distribución de la cocina para conseguir mayor amplitud
Optar por un cambio en la distribución de los muebles, electrodomésticos para conseguir un espacio más cómodo y funcional es otra de las principales razones por las que reformar una cocina. De esta manera uno puede moverse con mayor libertad obteniendo un mayor aprovechamiento del espacio.
El color de los armarios es un aspecto que juega mucho en beneficio de obtener un mayor espacio. Una cocina con paredes y armarios en colores claros, marfil o blanco, ofrecen mucha más luminosidad a la cocina dando sensación de mayor amplitud a pesar de que el espacio sea el mismo.
Aprovecharse de la luz natural siempre que sea posible, también va a beneficiar y muchísimo.
Es la distribución del mobiliario de cocina lo que realmente determina la práctico y cómodo que puede resultar trabajar, cocinar, comer y socializar en ella. Es importante tener en cuenta la colocación de los electrodomésticos, armarios de almacenaje, fregadero, espacio libre para trabajar en la encimera, ventanas e incluso la posibilidad de poder poner una mesita y sillas.
Aplicando la lógica y utilizando el esquema de una óptima distribución (el triángulo de trabajo), se pueden crear cocinas funcionales cuyas áreas de trabajo se encuentren conectadas de la mejor manera, a través de recorridos cortos y distancias cómodas.
El llamado triángulo de trabajo trata de conectar 3 puntos importantes:
Zona de almacenamiento: nevera, estantes, alacenas
Zona de preparación y limpieza: fregadero, mesa de trabajo
Zona de cocción: cocina, horno, Vitro
 
Por ello dependiendo del espacio uno puede optar por una cocina en “U” (requiere espacios grandes), cocina en “L” (es una de las más comunes, aplicable a cualquier tamaño de cocina), cocinas lineales (es la distribución más sencilla de todas, ideal para cocinas alargadas y estrechas), cocinas en paralelo (se trabaja en dos líneas, una enfrentes de la otra), o cocinas en isla (son las que más espacios demandan).
Hasta hace unos años la cocina era el lugar destinado tan solo a cocinar; pero con el paso del tiempo, la cocina ha llegado a ser no solo el lugar donde se prepara la comida sino también el lugar donde disfrutar y pasar un rato de relax con la familia.
Los nuevos estilos de cocinas ofrecen infinidad de posibilidades, aprovechando al máximo todos los detalles y el espacio.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias