Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 19 de mayo de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Funciones de un procurador


En todos los procedimientos de la jurisdicción civil, salvo excepciones, la figura del procurador es de carácter obligatorio. Pero en realidad, ¿qué es un procurador?

El Procurador de los Tribunales es un profesional, Licenciado en Derecho, especializado en el procedimiento judicial, también llamado derecho procesal.
La principal función de un procurador es la representación procesal de los litigantes ante los Tribunales y Juzgados.


Como representante de la persona que se enfrenta a otro en juicio ante Juzgados y Tribunales, tiene la función asignada de actuar en nombre de los particulares y empresas a las que representa, ejercitando sus derechos, mostrando pruebas o allanándose en su nombre, haciendo uso de todos los recursos que las leyes procesales determinen.
El procurador tiene la facultad y está preparado para agilizar todo el desarrollo del procedimiento judicial.


Entre las principales funciones de un Procurador de los Tribunales cabe destacar:

  • Representación procesal de los litigantes ante los Juzgados y Tribunales. Es la principal misión del procurador dentro del proceso judicial.
  • Trato directo con el cliente con el objetivo final de conseguir toda la documentación precisa para la tramitación del apoderamiento electrónico o acompañamiento al juzgado.
  • Solicitud provisión de fondos y/o factura, con el cliente.
  • Pago y gestión de todas las tasas judiciales en representación de los clientes, así como los depósitos exigidos para la admisión de los diferentes recursos.
  • Emisión y recepción de notificaciones
  • Cómputo de plazos y vencimientos.
  • Presentación de todos los escritos elaborados por los letrados.
  • Publicación de edictos y anuncios oficiales en los Boletines Oficiales, periódicos, etc.
  • Diligencias de notificación, emplazamiento y citación a la parte contraria por encargo de nuestro cliente y delegación del Juzgado.
  • Realización de todas las gestiones necesarias para el buen desarrollo del proceso judicial. Tramitación de oficios, mandamientos y exhortos por delegación del órgano judicial, reduciendo los tiempos de los procesos judiciales.


¿Qué diferencias existe entre un abogado y un procurador?
El procurador es quien representa y el abogado es quien asesora y defiende al cliente.
Abogado y procurador son incompatibles entre sí, por lo que no pueden sustituirse ni intercambiar funciones.


El procurador nunca puede realizar el interrogatorio de los testigos, mientras que el abogado no puede suplir la ausencia del procurador en una vista en representación de su cliente.
Para que un procurador represente adecuadamente a su cliente es preciso que le conceda un poder, ya sea:
Notarial: Para ello es preciso acudir a una notaria y solicitar el otorgamiento de un poder general para pleitos.
Comparecencia apud acta. Se realiza directamente ante el Juzgado o Tribunal donde se lleva a cabo el procedimiento. La principal ventaja que tiene esta forma de otorgar la representación al procurador es que no tiene coste alguno aunque si la obligación de ser realizada en la fecha o plazo que dicte el Juzgado, puesto que de lo contrario no será admitida la demanda o contestación.


El procurador es el encargado de entregar y recoger notificaciones y documentos de los juzgados, entregarlos a los expertos para que asesoren y definan el tipo de estrategia de defensa más beneficiosa para el cliente.
El contacto diario del procurador con los Tribunales los hace ser los profesionales que mejor conocen todo el funcionamiento y burocracia de los Juzgados.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias