Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 25 de junio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Por qué se producen las fugas de agua?

Las fugas de agua ocasionadas en una vivienda, local comercial, centro de negocios o alcantarillado municipal, pueden ser provocadas por diversos problemas. Entre los problemas más habituales destacan las excesivas presiones que se ejerce sobre una tubería, las roturas provocadas por una mala instalación, el desgaste de la tubería ocasionada por el paso del tiempo, rotura por bajas temperaturas o heladas, acumulación de jabones y residuos, falta de limpieza y mantenimiento, etc.

Ante una fuga de agua, actuar de manera rápida y eficaz, puede ser determinante para evitar que el problema y el daño ocasionado, se agraven.
En determinadas ocasiones detectar el lugar exacto de la avería puede resultar complicado ya que no se encuentran a simple vista, dando lugar a importantes quebraderos de cabeza.


Si la instalación de red de saneamiento es ya vieja, es posible que las tuberías comiencen a deteriorarse, a desgastarse e incluso romperse dando lugar a problemas de humedad y malos olores.
Una de las maneras de detectar la fuga de agua es por el incremento económico en la factura del agua, siendo preciso revisar el estado de las tuberías.


Limpieza y mantenimiento de la red de tuberías es la mejor manera de evitar cualquier problema en la red de tuberías.
En las uniones de los tubos es el lugar donde más habitualmente se presenta la fuga de agua y es que con el paso del tiempo las uniones de los tubos van debilitándose, produciéndose fugas y filtraciones. Todo ello da lugar no solo a un mayor consumo de agua y elevado coste en la factura de final de mes, sino a un elevado gasto económico y recursos necesarios para su reparación, sobre todo si la fuga no es detectada a tiempo.


Uno de los lugares en donde los problemas de agua son muy frecuentes es en una  comunidad de vecinos. Entre los principales problemas destacan:

  • La llegada de poco caudal a la vivienda provocado por un depósito de minerales en la tubería y filtro de los grifos. Para ello se aconseja desmontar y limpiar el filtro del grifo y comprobar si existen pequeñas fugas.
  • La escasa presión con la que sale el agua caliente por el grifo, no sucediendo lo mismo con el agua fría.
  • El agua del grifo no sale con total claridad, no es cristalina sino que presenta una capa blanquecina debido a un exceso de calcio y magnesio.
  • El agua sale de color rojizo o amarillento. Se trata de un agua con exceso de hierro debido a que las tuberías presentan cierto desgaste, pudiendo terminar en rotura.
  • Si el agua que sale por el grifo huele mal o sale un poco con un color verdoso puede ser debido a una importante corrosión del cobre o bien a un exceso de sulfuro. Ambas situaciones son muy peligrosas para la salud del usuario por lo que se aconseja no beber en ningún momento de esa agua y solicitar los servicios de un buen fontanero profesional.
  • Se escuchan ruidos extraños en la red de tuberías.


En muchas ocasiones las fugas de agua pasan inadvertidas hasta que llega la rotura de la tubería lo que conlleva un coste mayor en la reparación de la avería.
La fuga de agua además de representar una gran molestia en la reparación del problema, significa un importante desembolso económico, por lo que adoptar un sistema preventivo de limpieza y mantenimiento de la red de manera periódica por profesionales del servicio, resulta ser la mejor de las soluciones para evitar roturas, fisuras, atascos u obstrucciones en la red.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias