Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 25 de junio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Uso de los fertilizantes potásicos

Un fertilizante potásico, como cualquier otro, tiene la finalidad de aportar potasio a la tierra. Esto se consigue mejorando la solubilidad y la disponibilidad de este mineral en el suelo. De esta forma, las plantas podrán absorberlo con mayor facilidad y sacarle el mayor partido. Para elegir un fertilizante potásico adecuado es importante conocer las características del terreno en cuestión.

Por lo general, estos fertilizantes potásicos se usan para mejorar la absorción de agua, lo cual no solo repercute en la planta, sino también en el rendimiento. Además, el potasio es un elemento indispensable para el buen funcionamiento de las raíces, por lo que se recomienda su aplicación en aquellas zonas en las que la tierra es pobre en este nutriente. Por ello, pese a que el potasio no resulta esencial en la nutrición de las plantas, no conviene descuidarlo; sobre todo si nuestro terreno tiende a carecer de él. 

Dependiendo de ellas, habrá que optar por un producto u otro. Por ejemplo, en terrenos ácidos se aconseja utilizar fertilizantes potásicos altamente solubles, mientras que en terrenos alcalinos se recomiendan formulaciones de liberación lenta. Si tenemos dudas sobre la necesidad de aplicar un fertilizante potásico, lo mejor es acudir a un profesional del sector para que nos asesore. De esta forma estaremos seguros de que nuestros cultivos estarán nutridos adecuadamente. Estos fertilizantes son fundamentales en la nutrición de las plantas, pues contribuyen a fomentar lo que se conoce como una buena “gustatividad”, es decir, una correcta maduración de los frutos y un sabor delicioso. Los fertilizantes potásicos actúan favoreciendo la absorción de agua y sales minerales por las raíces, además de regular el metabolismo de las células. Por este motivo, es importante añadirlos a nuestro riego si nuestro cultivo presenta algún síntoma de déficit, como: hojas amarillas o enanas, frutos pequeños o de poco color, etc.

 

En general, se recomienda añadir al riego un fertilizante potásico cada 15 días, aunque hay que tener en cuenta que éste dependerá en gran medida del tipo de cultivo que se tenga y de las condiciones específicas de cada huerto o jardín. El potasio es esencial para la formación de clorofila, la cual se encarga de capturar la energía luminosa y transformarla en materia orgánica que nutre a las plantas. Además, este elemento ayuda a regular el agua en la planta, es decir, mantiene un correcto equilibrio hídrico. Por todo ello, es imprescindible añadir potasio a los suelos a través de los fertilizantes potásicos. Los fertilizantes potásicos más conocidos son el sulfato de potasio y el cloruro de potasio. Ambos se utilizan para corregir las carencias de potasio en el terreno. Tanto el sulfato como el cloruro se incorporan fácilmente a la tierra, lo que permite que las plantas lo absorban rápidamente.

 

La aplicación de fertilizantes potásicos debe hacerse de forma periódica, y se recomienda hacerla en primavera y otoño. La dosis dependerá de las características del terreno, pero en general se suele aplicar de 10 a 30 kg por hectárea. El potasio es un elemento indispensable para la formación de las células vegetales, y especialmente importante en la producción de flores y frutos.

 

Además, ayuda a la planta a resistir mejor las enfermedades y a mantener una buena estructura. Los fertilizantes potásicos son aquellos en los que el potasio es el principal nutriente. Se trata de unos productos que se encuentran fácilmente en el mercado y que se aplican de forma general a todos los cultivos, aunque es importante consultar las indicaciones del envase para estar seguros. Los fertilizantes potásicos se aplican durante todo el ciclo de cultivo, complementando a los otros dos nutrientes esenciales. Su dosis depende de la edad de la planta, el tipo de suelo, la cantidad de humedad y el clima, así como de la variedad de cultivo. En general, se aconseja aplicar de 5 a 10 kg de fertilizante potásico por hectárea, aunque esta cifra puede variar mucho según el caso. Lo más importante es que el fertilizante potásico se mezcle bien con el terreno para que las raíces puedan absorber sus nutrientes de forma correcta.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias