Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 27 de enero de 2022

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Expansión educativa: el final

No hace mucho que se hablaba de Expanding Education, de la "Educación en Expansión", como uno de los rasgos más característicos de la filosofía educativa de la órbita occidental. La realidad pedagógica era uno de los factores más representativos del progreso de los pueblos y se abría a nuevas perspectivas en una población creciente de educandos y educadores. Las ciencias pedagógicas, sus métodos, modelos y campos de exploración vivían, no hace mucho, su edad dorada.

 

Ahora la instrucción prevalece sobre la educación y los ideales de disciplina democrática se diluyen en las nuevas tentaciones de las disciplinas autoritarias. El saber hacer sin pensar, y al servicio de los intereses de los mercados, anula la necesidad indispensable de aprender a ser. Y hay, naturalmente, que a actuar inteligentemente en cada campo del conocimiento, pero sin una buena base de auto conocimiento y equilibrio psicológico personal, en atención a las peculiaridades de cada edad, todo intento de conquista eficaz del saber resultará vano.

Frente a una educación en expansión se hace prevalecer la educación elitista, pero sin expansión educativa difícilmente podrán mantenerse durante mucho tiempo los ideales democráticos. Cuanto más se retrocede en educación más avanzan los poderes totalitarios económicos, sociales y políticos.

Ya nadie habla de una Filosofía de la Educación, pero sin filosofía - decía nuestro también olvidado José Ortega y Gasset - difícilmente podrá existir la educación - añadía-. Hoy la filosofía en el magisterio es un resto marginal y devaluado. Si no cambiamos la idea que se tiene de la pedagogía habremos perdido para siempre la batalla de la humanidad.

La manipulación constante de la opinión pública por intereses políticos, el tratamiento vulgar que de ella se hace en la mayoría de los medios de comunicación, todo el mundo se permite hablar frívolamente de educación como si supieran algo de algo, arrastran a la pedagogía hacia el trastero social.Pero los problemas y dificultades de formación, la elección de los mejores métodos y recursos deberían de interesar y mucho, en aras de la eficacias de los resultados, en todo tipo de ambientes profesionales y productivos. Desde aquí invocamos para que sople un aire nuevo.

No tenemos a favor a la mayoría de los poderes fácticos, ni próximos ni lejanos, pero sí tenemos con nosotros la vocación, la ilusión y el compromiso de miles de personas que viven la educación desde sus diferentes perspectivas vocacionales.

Los recientes acontecimientos resultan una muestra palpable del interés que la educación pública comienza a despertar en una población cada vez más sensible e indignada ante los atropellos.

Hay ya una nueva demanda pedagógica que procede de diferentes edades y sectores sociales y que atiende a lo que en su origen significa educar, que procede de sus étimos "educare"-que quiere decir criar a la infancia, alimentar el espíritu- y de "educere" - sacar de (sacar lo mejor de cada persona) llevar, conducir (de manera lo más equilibradamente posible y con la mayor resiliencia a lo largo de todo el ciclo vital)

La educación es en definitiva alimentar el alma y llevar a las personas, cualquiera que sea su condición, a sus más óptimas condiciones posibles de vida.

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204