Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 22 de septiembre de 2021

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Budapest: Capital de Hunos y Magiares

Hola a todos, hace unos meses estuve en Hungría. Comenzaré con un interrogante. ¿Os imagináis que el río Manzanares fuese la frontera de Mad y Rid, y que con el paso del tiempo se uniesen bajo el nombre de Madrid? Eso no ha ocurrido en la capital española, pero sí en la húngara, el río Danubio fue el límite entre Buda y Pest. Actualmente, a pesar de de la unión de la ciudad, se sigue hablando de la orilla Buda y la orilla Pest del río Danubio.

 

Si alguna vez vais por allí, no dejéis de utilizar el tranvía, es muy manejable y pasa con frecuencia. Hay otros medios de transporte público como el metro, autobús o el trolebús, ya una rareza en toda Europa. Por otra parte, hay tarjetas de descuento para todos los medios de transporte salvo el taxi, necesario para el traslado del aeropuerto al hotel y viceversa. La duración de las tarjetas varía entre 24, 48 y 72 horas. Es bastante recomendable ya que con el  pago de la tarjeta, se descuenta los barcos por el Danubio y ya va incluido en el precio autobuses, metro (salvo traslados a zonas periféricas), y tranvía. También descuentan otros servicios, como los afamados baños termales.

Refiriéndonos a ellos, hay que decir que hay gran número de baños en la ciudad, pero los más famosos son Gellért, dentro de un lujoso hotel y muy bien decorados, Szechenyi, al descubierto y muy recomendable, y Paltinus en la Isla Margarita, entre las dos orillas del Danubio.

Interior y exterior de los baños termales de Szechenyi.

Muy cerca de Szechenyi, en el parque nos podemos acercar a ver el lago, un pequeño zoo y parque de atracciones, y sobre todo el castillo con el museo magiar y el museo del transporte en su interior, pudiendo ver la estatua de Anonymus, el desconocido autor de la leyenda de Honor y Magor, héroes gemelos y epónimos de los hunos y magiares, las tribus locales de mayor peso cultural. En invierno aprovecha a montar una gran pista de patinaje entre el castillo de estilo romántico Vajdahunyad y la plaza de los héroes, una plaza con 14 de estatuas de bronce, 7 a cada flanco y una columna central con los 7 jefes de las distintas tribus sobre el capitel y coronada con el rey San Gabriel. A sus flancos hay dos museos y al frente la avenida Andrasy, con bellos palacetes, la casa del terror (Museo que muestra los brutales métodos de los regímenes Nazi y comunista) y la Ópera Estatal de Budapest.

Leyenda de Hunor y Magor: http://www.youtube.com/watch?v=Oi7Uyv3oW5c

La leyenda pretende explicar cómo las dos grandes tribus tienen lazos consanguíneos, a pesar de que actualmente se ha demostrado que eso no es cierto  aunque ambas proceden del continente asiático y se asentaron en éstas tierras.

Si seguimos adelante, podemos ver la plaza de Oktogon y posteriormente elegir entre los barrios de Lipotváros, girando a la derecha y Belváros, a la izquierda.

En Lipotváros, nos encontramos, además de  la Ópera, la Basílica de San Esteban, rey y patrón de la nación; la plaza de la libertad (Szabadság ter) con el único monumento soviético dentro de la ciudad y una estatua del presidente norteameicano Reagan, y muy cerca del majestuoso edificio del Parlamento. Dentro del Parlamento, se puede ver la corona, la espada y el cetro del rey San Esteban.

Si nos decidimos por Belváros, decir que es la judería, y que tiene la segunda sinagoga más grande del mundo tras la de Nueva York, admite visitas y existen junto a ella un museo judío y un sauce llorón de plata en memoria de las víctimas. También merecen la pena visitar el mercado central. Tras el holocausto, Tony Curtis financió parte de su reconstrucción debido a su ascendencia judeohúngara.

Visto Pest, podemos pasar a Buda por cinco puentes distintos. Los más famosos son el puente de las cadenas (Szechenyi Hid), que da al barrio del castillo, el puente de Isabel (Erzsébet Hid), que da al monte Gellért, y el puente de Margarita (Margit Hid), que con forma de Y, da acceso a pié o en tranvía a la Isla Margarita. En el centro del puente Margarita hay una talla de la santa corona en la que se aprecia una ligera inclinación de la cruz, se piensa que en un inicio estaba erguida y que debido a varios movimientos y la sepultura del santo rey, pudieron hacer que se inclinase hacia un lado.

En Buda, recomendamos la visita al barrio del Castillo y la zona del monte Gellért. En el barrio del Castillo, merece la pena pasearse por el Bastión de los pescadores y ver tanto por fuera como por dentro la iglesia de Matías, además de ver los exteriores del palacio donde antaño vivieron entre otras celebridades, los últimos monarcas José I y Sissi. Se puede ir andando, en bus y en funicular a éste barrio en el que se aprecia el arte arquitectónico neorromántico de finales del siglo XIX. Antes de nada, aclarar que el Bastión de los pescadores no se debe a una revuelta pesquera en contra del reinado, sino a la defensa de una mayoría civil en la rivera del Danubio llevado a cabo por este gremio ante los otomanos. El conjunto de la iglesia de Matías y el Bastión pudo dar pié a la ficticia ciudad de Gondor en la saga literaria de J. R. R. Tolkien, "El Señor de los Anillos" debido a su color blanco de la piedra, sus altos pináculos y la situación en una rivera. Otro aporte del barrio de Belváros es el sauce llorón de plata en memoria al holocausto que recuerda al emblema de Gondor, que también es un árbol de plata.

A parte de esto, el Bastión de los pescadores es un mirador con siete pináculos en memoria de las siete tribus magiares. En el centro hay una escultura ecuestre del rey San Esteban. Debido a de su elevación y la red laberíntica de escaleras, sirvió de refugio a soldados Nazis durante su ocupación. A su lado se encuentra el Palacio Real, pero también emblemática es el águila de alas desplegadas que agarra una espada como icono del mito de Hunor y Magor, padres de la nación.

Cerca de allí, se recomienda la subida del monte Gellért para disfrutar de las vistas aéreas desde la ciudadela, con dos grandes monumentos, la estatua de Szent Gellért (San Gerardo) y un monumento a la libertad, que es otra estatua de enormes proporciones (se puede ver desde Pest) de una mujer sosteniendo entre sus manos en alto una hoja de palma.

Entre ambas orillas es recomendable una visita a la isla Margarita, que ha tenido varios nombres desde la época romana. Ha sido llamada por los romanos como "isla de las liebres" o "isla de los leprosos", no se sabe con claridad debido a la gran similitud lingüística, por lo que pudo haber muchas liebres o ser una leprosería. El nombre viene dado por la infanta Margarita, hija de uno de los primeros reyes húngaros, que debido a presagios durante el conflicto otomano, la donó junto a la isla a la iglesia. Allí quedan aún parte de las ruinas del convento.

Fuera de la ciudad, existe el Parque Memento o Parque de las estatuas con todas las estatuas de la época soviética salvo una de Stalin que fue destruida durante unos disturbios en la época en que se luchaba por la independencia, lograda en 1956. Allí se pueden conseguir souvenirs relacionados con el comunismo.

Estatua de un marinero en el Parque Memento.

Referente a la gastronomía, son famosos los gulash, el paprika (parecido al pimentón), gran diversidad de salchichas y morcillas y la "Sangre de Toro" (Egri Bikáver) como bebida, consistentes en vino tinto caliente especiado entre las que se cuenta la canela. El nombre viene de la creencia turca de que los habitantes sitiados en 1552 de la ciudad de Eger, mezclaban el vino con sangre de toro para resistir mejor al asedio. También hay postres o dulces nacionales, siendo célebres la tarta Magiar, muy similar a la tarta Sácher, pero siendo de bizcocho de chocolate con relleno de chocolate con nueces que también baña la capa superior, y la tarta Dobos creada en 1884 por Josef C. Dobos consistente en 5 capas de crema cubierta de chocolate coronada con una capa de caramelo. La tarta Dobos fue introducida en 1885 en el National General Exhibition of Budapest y consta que los monarcas Isabel Wittelsbach (Sissi) y su marido Francisco José I figuran entre las personalidades que la probaron por primera vez.

Imagen de Tarta Dobos.

Retomo el mito de Hunor y Magor para explicar la organización militar antigua de los magiares y entender con más claridad el video. Los hunos vivieron en Europa Central durante los S. IV y V, famosos por ser buenos jinetes y arqueros teniendo como líder más conocido a Atila. Contemporáneos al Imperio Romano, pactaron para luchar contra los Germanos a pesar de ser considerados junto a estos, bárbaros. Eran una civilización nómada residiendo en viviendas portátiles. Los líderes de esta población confederada fue reinado inicialmente por Rua, Ruga, Roas o Rugila (432-434) y posteriormente por sus sobrinos Bleda o Buda, que fundó dio nombre a la ciudad de Buda (434-445) y Atila (434-453). Posteriormente, los hunos sufren una invasión por parte de los Onogures, una confederación de tribus errante que podría tener 10 líderes (del turco On que signica diez y Ogur que significa flecha) hasta que en el año 650 son invadidos por los jázaros  una tribu creada en el S. VII asentada en Europa Oriental de creencia hebrea. Los protomagiares se dividieron en tres tribus con territorios dispersi¡os bien definidos: Bulgaria, Bulgaria del Volga o Bulgaria del Kama y los protomagiares caucásicos. Los protomagiares caucásicos estarían bajo dominio del Kanato jázaro hasta que se revelaron por su independencia y motivos de diferencia religiosa. Los magiares estaban organizados originalmente en siete tribus con sus respectivos jefes hasta la realización de un pacto de sangre realizado a finales del S. IX. A partir de aquí, para organizarse mejor hubo dos líderes supremos, que eran el Kende (líder religioso representado por el color dorado y astralmente por el sol) y el Gyulá (líder militar representado por el color blanco y astralmente por la luna). Matías Corvino 34º rey de hungría relacionaba a Atila con una de las ramas de los siete líderes magiares del siguiente modo de padre a hijo: Atila è Csaba  è Ügyek è Elöd è Álmos (que realizó el pacto de sangre y 1º Gyula, y que les traslado de Levédia hasta Etelköz, Asia) è Árpad (Asentó a los magiares en Hungría desde Etelköz) è San Esteba I (1º rey de Hungría).

Pintura del Pacto de sangre de Bertalán Szekely, fresco de 1895-1897.

El caso es que los hermanos del mito, tras convivir juntos y asentarse en Centroeuropa, generaciones más tarde terminan sus descendientes con una escisión en el que la rama de Hunor se dirige a oriente y los de Magor a occidente. La decisión de cómo es tomada al lanzar al aire una espada que recoge un águila que posteriormente deja caer. Se dice que los descendientes de Hunor terminan por desorientarse y volver hacia occidente.

Bueno compañeros, me despido de vosotros. Köszönöm és viszlát (Gracias y hasta la próxima).

 

Álbum de fotos: http://www.facebook.com/media/set/?set=a.3169069182832.2126309.1148538151&type=1

Mapa: http://www.budapestinfo.org/images/bpmap.jpg

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204