Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 27 de enero de 2022

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Elemental, querido Watson

2011 es el Año Internacional de la Química.

Figura 1 - Retrato de la científica Marie Curie.

 

2011 es el Año Internacional de la Química, fecha en la que se conmemora el centenario de la concesión del Premio Nobel de Química a Marie Curie, eminente científica famosa por sus estudios en radioactividad; el 350º aniversario de la primera edición del libro "The sceptical chymist", de Robert Boyle, publicación considerada como el pistoletazo de salida de la Química moderna y el centenario de la fundación de la Asociación Internacional de Sociedad Químicas, entidad precursora de lo que hoy conocemos como IUPAC (Unión Internacional de Química Pura y Aplicada), la sociedad científica internacional más importante dentro del área de la Química.

La Química está presente en nuestra vida diaria, más cercana a nuestras actividades cotidianas casi que a la poyata del laboratorio. Cada día, nos levantamos y desayunamos un buen café para despertarnos. ¿Qué es lo que hace que la cafeína nos despeje lo suficiente para acudir al trabajo? Nada menos que una secuencia de reacciones químicas, en las que la cafeína actúa sobre determinados receptores nerviosos situados en el cerebro, inhibiendo que otro compuesto, la adenosina, se una a ellos, y por tanto, evitando la disminución de la actividad celular que provocaría la adenosina. El aumento de dicha actividad nerviosa provoca que la glándula pituitaria reaccione a su vez, estimulando la producción de adrenalina.

Terminamos el desayuno con prisa, y nos despedimos de nuestra pareja para acudir a trabajar. Por nuestra cabeza pasan cientos de fotogramas de nuestra vida mientras nos abrochamos el abrigo y recogemos la carpeta que llevaremos al "curro". Aún recordamos, no sin cierta nostalgia, los primeros meses de flirteo y atracción, en la que las feromonas revolucionaban nuestros pensamientos, actuando como verdaderas huellas aromáticas personales, responsables junto con las hormonas sexuales de esas primeras etapas de atracción. El tiempo fue pasando, y con él nuevos compuestos químicos relevaron la acción de la testosterona, estrógenos y feromonas. Sustancias como la dopamina, la feniletilamina, la serotonina o la norepinefrina fueron las responsables de que la atracción y el flirteo dieran paso al enamoramiento.

 

 

 

 

Después de estar en Babia momentáneamente, consultamos con prisa el reloj y nos damos cuenta de que llegamos tarde. El café nos hace efecto de repente, y un chute de adrenalina estalla dentro de nuestro organismo. Arrancamos el coche, provocando una reacción de combustión en nuestro motor de gasolina, pensando en cuándo dejaremos de lado el transporte privado para hacer más deporte a diario. Algunos compañeros del trabajo siempre hablan del placer que les produce media hora diaria de gimnasia. ¿La causa? Claro está, de nuevo un tipo de sustancias químicas median esta sensación de bienestar que se produce tras realizar deporte, las endorfinas.

 

¡Menudo elemento!

 

La Química forma parte de nuestra vida, pero a veces no somos plenamente conscientes de su importancia en nuestro día a día. A veces, la enseñanza de la Ciencia pasa únicamente por aprender de memoria la tabla periódica, ingeniosa idea del químico ruso del siglo XIX Dmitri Mendeleiev, que trataba de ordenar con rigor el conjunto de elementos químicos existentes (entre los que hoy podemos encontrar algunos tan famosos como el oxígeno, hidrógeno, plata o helio). En otras ocasiones, el aprendizaje de la Química consiste en estudiar miles de reacciones diferentes, entre las que podemos destacar la de combustión del motor del coche o la de saponificación que utilizaban nuestros mayores para fabricar de manera casera el jabón.

¿Realmente la Química como Ciencia puede ser "tan aburrida"? Un proverbio chino decía que "lo que se oye, se olvida; lo que se ve, se recuerda y lo que se hace, se aprende". Es difícil aprender Química a través de los experimentos que vemos en la televisión, como los que realizaba Flipy en "El Hormiguero" o viendo series como "The Big Bang Theory", donde los protagonistas cuentan con una tabla periódica como cortina de ducha.

La Ciencia se nutre a diario de las innovaciones, ¡y qué mejor manera de enseñar y aprender que utilizando las nuevas tecnologías e Internet! Ésta es la base sobre la que se organizó el Concurso "¡Menudo Elemento!", evento promovido por la Asociación Nacional de Químicos de España, en el que se trataba que estudiantes de Educación Secundaria, Ciclos Formativos o Bachillerato grabaran un vídeo en el que contaran su percepción personal de la Química y luego lo colgaran en cualquiera de las redes sociales existentes (Youtube, Facebook, etc.)

El formato de este concurso, organizado y difundido a través de Internet, no resulta del todo novedoso, sino que existen experiencias previas, como la desarrollada por la Federación Española de Biotecnólogos (FEBiotec) con el Concurso "Emprender hoy, futuro para mañana" (http://www.emprendevirus.es), en el que se trató de motivar a los participantes (estudiantes de Secundaria y Bachillerato) mediante la utilización de una de las vías de comunicación más importantes para los jóvenes de hoy en día: Internet.

"¡Menudo Elemento!" supuso todo un éxito de participación, al conjugar la frescura en la transmisión de conceptos relacionados con la Química con divertidas historias y animaciones preparadas en los vídeos. Así en la página web del Concurso (www.youtube.com/menudoelemento2011), podemos ver algunos vídeos en los que se entrevista al elemento nitrógeno, se juega un partido de fútbol entre metales y no metales o se narra la relación amorosa entre dos elementos cualquiera. También se utilizó la canción "Poker face" de Lady Gaga para enseñarnos qué eran los gases nobles, demostrando que la actualidad musical no está reñida con la difusión y divulgación de la Ciencia.

Los vídeos ganadores fueron "La Química y la amistad" (http://www.youtube.com/watch?v=t9NP29z3sNM), de estudiantes del Colegio "San Patricio" de Madrid y "La Química en el fútbol" (http://www.youtube.com/watch?v=O6tpGBH_Ujk), realizado por alumnos del I.E.S. "Saturnino de la Peña" de Sestao, Vizcaya.

Decía Aristóteles que "no hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje". Sin duda, iniciativas como el Concurso "¡Menudo elemento!" constituyen un gran impulso a la enseñanza de una Ciencia tan importante como la Química, nos hacen ver que en el mundo de la docencia y de la divulgación de la investigación, no sólo es importante aprender y memorizar, sino enseñar la Ciencia "con una mirada diferente".

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204