Inicio Biblioteca Complutense Catálogo Cisne Colección Digital Complutense

Sobrevivir con la culpa

Mª Cruz Hermida Ballesteros 27 de Octubre de 2009 a las 09:11 h

No había leído nada de Ian McEwan hasta que me recomendaron Expiación. El inicio de su lectura me agradó y enseguida me atrapó, pero sin saber muy bien qué iba a encontrar más adelante y sin pensar que me sorprendería tanto y que llegaría a fascinarme hasta tal punto.  No era consciente de estar ante una buenísima obra, ganadora de varios premios literarios (Los Angeles Times Book Prize for Fiction de 2002, National Book Critics Circle for Fiction de 2002, entre ellos) y finalista en otros tantos certámenes.     

Todo empieza en un caluroso día del verano de 1935 en la mansión que los Tallis poseen en la campiña inglesa. Esa noche van a festejar con familiares y amigos la finalización de los estudios de sus dos hijos mayores, Leon y Cecilia, que regresan al hogar. Mientras tanto, Briony, la pequeña de la casa, da los últimos toques a una obra de teatro que será representada durante la velada. Y aunque la atmosfera recreada por el escritor nos envuelve en la tranquilidad y el estatismo de la vida cotidiana, sentimos aflorar una tensión latente y un anhelo de cambios en los personajes que, como una premonición, no augura nada bueno.  

 

        Efectivamente, desde ese día ya nada será igual: el comportamiento de un miembro de la familia determinará para siempre la vida de los Tallis que, además, se verán inmersos en la vorágine de la historia: la guerra marcará definitivamente su destino.

 

¿Qué acto de su conducta puede llevar a una persona a intentar borrar su culpa? ¿Qué fatales consecuencias pueden derivarse de su acción para tener que purificarse?

 

A pesar de las connotaciones religiosas que en nuestra civilización de raíces judeo-cristianas tiene el título de la novela,  en ella la expiación adquiere unos tintes verdaderamente humanos, alejados de cualquier creencia. Se manifiesta en el proceso de madurez personal y crecimiento intelectual del culpable, que no queda en absoluto denigrado, pues, ¿quién no comete errores? A partir del momento en que es consciente de su comportamiento, decide convertir su vida y su carrera profesional en un acto de homenaje permanente a aquéllos a los que tanto daño causó, para enaltecerlos y ennoblecerlos. Aprende a convivir con la culpa, a sobrevivir con la culpa.

 

Ian McEwan ofrece en esta obra una mezcla de ficción y realidad, un entretejido de tiempo y personas que nos muestra su dominio  de la técnica literaria a la hora de componer diferentes tipos de relatos (romántico, bélico). Su estilo narrativo, siempre impecable, es exquisito y delicado en la primera parte, pero se vuelve contundente y realista cuando nos cuenta la crudeza y el horror de la guerra; por otro lado, sus descripciones minuciosas y preciosistas nos dejan percibir hasta el más mínimo detalle los colores y los matices de un atardecer.

 

Nos encontramos ante una novela que absorbe, emociona y sorprende porque nos acerCarátula de la películaca a lo más recóndito del ser humano y nos hace reflexionar sobre nuestro poder para cambiar el destino propio y el de los demás.

 

 

La versión cinematográfica, protagonizada por James McAvoy y Keira Knightley, se rodó en 2007 a las órdenes de Joe Wright.

Bookmark and Share
Ver todos los posts de: Mª Cruz Hermida Ballesteros

Comentarios - 7

M. Victoria Fernández Sánchez

7
M. Victoria Fernández Sánchez - 15-03-2010 - 13:54:41h

La película es, en general, una buena adaptación de la novela, salvando las distancias entre lenguaje literario y lenguaje cinematográfico. Creo que hay un buen guión adaptado.

 

Muy buena la ambientación, vestuario, localizaciones (especialmente los lugares de la Gran Guerra - Primera Guerra Mundial) y una música excepcional de Dario Marianelli que ganó el Oscar a la mejor Banda Sonora Original en 2008.

 

El reparto, bastante desigual: Muy bien James McAvoy, Brenda Blethyn y Saoirse Ronan. Bastante mal Keira Knightley (morritos Knightley), Romola Garai (inexpresiva a más no poder).

M. Victoria Fernández Sánchez

6
M. Victoria Fernández Sánchez - 5-02-2010 - 11:24:00h

La novela que empieza con una cita de La Abadía de Northanger, de Jane Austen, cuando Henry Tilney le dice a Catherine Morland que cómo se le ocurre imaginar que su padre tuviera algo que ver con la muerte de su madre, que eso no puede pasar en un país como Inglaterra: Recuerde que somos ingleses: que somos cristianos...¿Acaso nuestra educación nos prepara para atrocidades semejantes? ¿Acaso las consienten nuestras leyes?...

 

Pues bien, a pesar del comienzo austeniano con el que parece decir que en Inglaterra no cabe el delito y menos aún la impunidad, la novela nos muestra que, en Inglaterra, la falsa acusación de delito no solo es posible, sino que se posibilita la impunidad, que hace a todos mirar para otro lado y, sin estar convencidos, admitir la acusación y condenar a un inocente.

 

La novela recuerda las matrioshkas rusas. Abres una y aparece otra igual pero diferente y ésta una vez abierta deja ver otra idéntica pero diferente. En realidad hay tres novelas perfectamente encajadas una en otra, aunque profundamente distintas:

 

- Una novela de amor romántico.
- Una novela de guerra con todos sus horrores.
- La historia de la expiación en la que la culpable, en un intento de compensar a los que su acusación ha dañado, escribe varias versiones a lo largo de su vida, en un intento de liberarse de la culpa... Aunque sabe que solo se publicará después de su muerte...

alfonso

5
alfonso - 7-11-2009 - 22:09:03h

A mi modo de ver la película "Expiación" es simplemente pasable, al igual que me pareció la cinta "Amor perdurable". Ambas, me resultan dos productos netamente inferiores a las novelas de McEwan. La peli de "Expiación" comienza mejor que termina, pues las secuencias sobre la guerra resultan algo tediosas y el giro argumental que introduce el irreal relato de la hermana pequeña, no está bien resuelto y resulta confuso en la pantalla.
Pienso que de "Sábado" y "Chesil Beach", (sobre todo de la primera, más cinematográfica), pasadas por las manos de un buen cineasta, podrían salir dos buenas pelis. Al menos, como libros (sobre todo la segunda) me parecen superiores.

Mari Cruz

4
Mari Cruz - 2-11-2009 - 09:23:57h

No he visto la película, no puedo opinar. Pero si alguien que la haya visto nos quiere contar lo que le ha parecido...

Javier Pérez Iglesias

3
Javier Pérez Iglesias - 31-10-2009 - 18:40:22h

Vale Maricruz, me has convencido y voy a leerla. ¿La peli también te gustó? Yo tampoco la he visto. Me daba la sensación de superproducción sin mucho interés. Pero lo mismo estaba genial.
Gracias por el post!

Duque

2
Duque - 28-10-2009 - 09:25:55h

Mari Cruz, gracias por tu post. Todavía no he leído nada de McEwan, pero después de esta estupenda reseña voy a bajar a la tienda a comprarlo y a leerlo cuanto antes.

comiquera

1
comiquera - 26-10-2009 - 20:31:34h

Sin duda una grandísima novela que se lee con mucho agrado, en la que ian McEwan nos sorrende como siempre.


Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]